PER VOI ARDO

Manuel Minguillón. Early plucked instruments.
 

ITALIAN MADRIGALS

Carlos Mena

contratenor


Manuel Minguillón

vihuela y archilaúd

Programa con textos

 y traducciones

Enriquez Valderrabano, 1552

1

Gloriar mi poss’io, donne,

D’have un sì leggiadro e fido amante,

Ch’invidiarmi dovete tutte quante:

Per sang’illustre, per virtù, per arme,

Fidel, constante, mansueto e acorto;

Sì che s’io l’amo, veramente parme

Ch’altramente facend’havrei gran torto,

Et come sol il porto

Scolpi to nel mio core,

Prego humilment’Amore,

Ch’accresch’ in lui d’amarmi un tal desio,

Che com’ son tutta sua, sia tutto mio.

Señoras, puedo presumir,

de tener un amante tan encantador y fiel,

que todas ustedes deben envidiarme.

Por la sangre noble, la virtud y las armas,

fiel, firme, manso y valiente;

Así que la amo, de verdad,

me parece que lo contrario sería un gran error,

y como puerto solitario

tallado en mi corazón,

humildemente suplico a Cupido,

que crezca en él ese deseo de amarme,

ya que soy toda suya, sea todo mío.

2

Madonna, qual certezza

Haver si può maggior del mio gran foco,

Che veder consumarmi a poco a poco?

Haimè! non conoscete

Che per mirarvi fiso

Son col pensier da me tanto diviso

Che transformar mi sento

In quel che sente:

Lasso! non v’accorgete

Che poscia ch’io fu pres’al vostro laccio,

Arrosci’inpallidisco, ardo et aggiaccio;

Donque se ciò vedete,

Madonna, qual certezza

Haver si può maggior del mio gran foco

Che veder consumarmi a poco a poco?

Señora, ¿qué mayor certeza

de mi gran fuego,

que verme consumido poco a poco?

Por desgracia no sabes

que al mirarte fijamente

mi pensamiento se aleja de mí.

Que me transformo

en lo que siento:

¡Estoy agotado! ¿No te das cuenta

que después de ser atrapado en tu trampa,

me sonrojo y empalidezco, ardo y me congelo?

Luego, si ves eso,

Señora, ¿qué mayor certeza

de mi gran fuego

que verme consumido poco a poco?

3

Amor tu sai pur fare

Ch’un cor di ghiaccio si riscaldi e cuoca

E ch’agli amanti al fin freddo non nuoca.

Perché non fai tu ora

Quel di ma donna si consumi ed arda

Che contra a te vuol esser sì gagliarda?

O se tu vuoi in malora

Mostrar d’aver fra noi maggior impero,

Fa che freddo sia or come già ero.

Amor tú logras

que un corazón de hielo se caliente y cocine

y que el frío no haga daño a los amantes.

¿Por qué no haces ahora

lo que una mujer consume y quema?

¿Quién desea ser tan audaz contra ti?

O si quieres irte al infierno,

demuestra que tienes más poder que nosotros,

déjame ser tan frío ahora como lo era antes.

Juan del Encina, 1468-1529

4

Una sañosa porfía

sin ventura va pujando

Ya nunca tuve alegría

ya mi mal se va ordenando.

Ya fortuna disponía

quitar mi próspero mando

Qu’el bravo León d’España

mal me viene amenazando

Las mezquitas de Mahoma

en iglesias consagrando,

las moras lleva cativas

con alaridos llorando.

Al cielo dan apellido

Viva el gran Rey don Fernando

viva la muy gran leona

Alta Reina prosperando.

5

Todos los bienes del mundo

pasan presto y su memoria,

salvo la fama y la gloria.

El tiempo lleva los unos,

a otros fortuna y suerte,

y al cabo viene la muerte,

que no nos dexa ningunos.

Todos son bienes fortunos

y de muy poca memoria,

salvo la fama y la gloria.

Procuremos buena fama,

que jamás nunca se pierde,

árbol que siempre está verde

y con el fruto en la rama.

Todo bien que bien se llama

pasa presto y su memoria,

salvo la fama y la gloria.

6

Levanta, Pascual, levanta

aballemos a Granada,

que se suena qu’es tomada.

Levanta toste priado,

toma tu perro y çurrón,

tu çamarra y çamarrón,

tus albogues y cayado.

Vamos ver el gasajado

de aquella ciudad nombrada,

que se suena qu’es tomada.

Por vencer con tal vitoria

los reyes nuestros señores,

demos gracias y loores

al eterno Rey de Gloria,

que jamás quedó memoria

de reyes tan acabada:

que se suena qu’es tomada.

Alonso Mudarra, 1546

Fantasia I

7

Itene a l’ombra degli ameni faggi,

Pasciute pecorelle, ormai che  ‘l sole

Sul mezogiorno in driza i caldi raggi.


Ivi udirete l’alte mie parole

Lodar gli occhi sereni e trecce bionde,

Le mani e le belleze al mondo sole


Egli e Uranio, il qual tanta armonia

Ha ne la lira, et un dir si leggiadro,

Che ben s’agguaglia a la sampogna mia.

Vayan a la sombra de las amenas hayas,

ovejas saciadas, ahora que el sol

dirige sus rayos cálidos al mediodía.


Allí oirás mis palabras altas

alabad los ojos serenos y las trenzas rubias,

las manos y bellezas, sol del mundo.


Él es Urano, que tiene tanta armonía en su lira,

y un discurso tan elegante

que se adapta bien a mi gaita.

8

O gelosia, d’amanti orribil freno,

Che in un punto mi volgi e tien sì forte,

O sorella de l’empia amara morte,

Che con tua vista turbi il ciel sereno;


O serpente nascosto in dolce seno

Di lieti fior, che mie speranze hai morte,

Tra prosperi successi avversa sorte,

Tra soavi vivande aspro veneno;


Da qual valle infernal nel mondo uscisti,

O crudel mostro, o peste de’ mortali,

Che fai li giorni miei sì oscuri e tristi?


Tornati giù, non raddoppiar miei mali!

Infelice paura, a che venisti?

Or non bastava Amor con li suoi strali?

¡Oh celos, terrible freno de los amantes,

que me mueven y aplacan con tal fuerza!

¡Oh hermana de la muerte, impía y amargada,

que sólo verte nubla la serenidad del cielo!


¡Oh serpiente, que te escondes en el dulce seno

de las flores felices, que has matado mis esperanzas!

¡Oh destino adverso entre sucesos prósperos,

veneno amargo en medio de comida dulce!


¿De qué valle infernal has llegado al mundo?

¡Oh cruel monstruo! ¡Oh plaga de los mortales!

¿Qué hace mis días tan oscuros e infelices?


¡Vuelve allí, no multipliques mis penas!

¡Oh, malvado temor! ¿por qué has venido aquí?

¿No era suficiente Amor con sus flechas?

Miguel de Fuenllana, 1554

Tiento II

9

Quanto sia lieto il giorno

Nel qual le cose antiche

Son hor da voi dimostre et celebrare,

Si vede, perch’intorno

Tutte le gente amiche

Si sono in questa parte radunate.

Noi, che la nostra etate

Ne’ boschi et nelle selve consumiamo.

Venuti anchor’ qui siamo,

Io nympha, et noi pastori,

Et giam cantando inseme e nostri amori.


Chiari giorni e quieti,

Felice e bel paese,

Dove del nostro canto il suon s’udia!

Pertanto, allegri e lieti,

A queste vostre imprese

Faren col cantar nostro compagnia,

Con sì dolce armonia,

Qual mai sentita più non fu da voi:

E partirenci poi,

Io ninfa e noi pastori,

E tornerenci a’ nostri antichi amori.

Qué feliz es el día

en el que las cosas antiguas

están ahora a tu lado para demostrar y celebrar,

se ve porque todo alrededor,

todas las personas amigas,

se han reunido aquí.

Nosotros, que pasamos nuestra vida

en los bosques y selvas.

También hemos venido aquí,

Yo, una ninfa, y nosotros pastores,

vamos cantando juntos nuestros amores.


Días claros y tranquilos,

Feliz y hermoso país,

donde el sonido de nuestro canto se oía;

Por tanto, alegre y contento,

para estas empresas tuyas

lo harán cantando con nuestra compañía,

con tan dulce armonía,

que nunca había oído algo así de ti:

y partiendo después,

Yo, una ninfa…

Y volver a nuestros antiguos amores

10

Quando ti vegio a esta finestra bella

Mi fai retorno a far de morte vita;

Me day la vita.

O dolce anima mia

Vogli me amar,

E si sia qualche si sia.


Tu sei la vita mia, tu sei la stella

Que ma tirato como calamita;

O dolce anima mia…

Cuando te veo en esta hermosa ventana

me haces volver a la vida de la muerte;

me das la vida.

Oh, dulce alma mía

¿Me amarás?

Qué así sea.


Tú eres mi vida, tú eres la estrella.

que me atrajo como un imán;

Oh, dulce alma mía...

11

Il bianco e dolce cigno

Cantando more, ed io

Piangendo giung’ al fin del viver mio.

Stran’ e diversa sorte,

Ch’ei more sconsolato

Ed io moro beato.

Morte che nel morire

M’empie di gioia tutto e di desire.

Se nel morir, altro dolor non sento,

Di mille mort’ il di sarei contento.

El dulce cisne blanco

muere cantando y yo

llorando llego al final de mi vida.

Un destino extraño y diferente,

que él muera desconsolado

y yo muera feliz.

Muerte, que en el morir

me llena de alegría y deseo.

Si al morir no sintiera ningún otro dolor,

sería feliz con mil muertes al día.

Luys de Narvaez, 1538

12

Paseabase el rey moro

Por la ciudad de Granada

Cartas le fueron venidas

Cómo Alhama era tomada

¡Ay, mi Alhama!


Allí habló un alfaquí

de barba crecida y cana:

Bien se te emplea buen rey,

buen rey bien se te empleara.

¡Ay, mi Alhama!


Mataste los Bencerrajes,

que eran la flor de Granada,

cogiste los Tornadizos

de Córdoba la nombrada.

¡Ay, mi Alhama!


Por eso mereces, rey

una pena muy doblada,

que te pierdas tú y el reino

y aquí se pierda Granada.

¡Ay, mi Alhama!

Fantasia

Mille Regretz

Miguel de Fuenllana, 1554

13

Madonna per voi ardo,

Et voi non me’l credete,

Perché non pia quanto bella sete.

Ogn’hora io miro et guardo,

Se tanta crudeltà cangiar volete.

Donna, non v’accorgete

Che per voi moro et ardo?

Et per mirar vostra beltà infinita

Et voi sola servir bramo la vita.

Mi señora, ardo por usted,

y tú no me crees,

porque no te gusta lo hermosa que eres.

Te miro y observo cada hora,

por si quieres cambiar tanta crueldad.

Mujer, ¿no te das cuenta

que por ti muero y ardo?

Para contemplar tu infinita belleza

y para servirte sólo a ti, anhelo la vida.

14

Tant que vivray en age florissant

Je serviray Amour le dieu puissant

En faictz en dictz, en chansons et accords.

Par plusieurs jours m’a tenu languissant

Mais après dueil m’a faict resjouissant

Car j’ay l’amour de la belle au gent corps

Son alliance, c’est ma fiance,

Son coeur est mien, le mien est sien

Fide tristesse! Vive liesse,

puisqu’en amours a tant de bien!


Quand je la veulx servir et honorer

Quand par escriptz vault son nom decorer

Quand je la veoy et visite souvent

Les envieux n’en font que murmurer

Mais nostre amour n’en saurait moins durer

Autant ou plus en emporte le vent

Maulgré envie toute ma vie

Je l’aimerai et chanterai:

c’est la première, c’est la dernière

que j’ai servie et serviray

Mientras viva en edad floreciente

Yo serviré al poderoso dios del amor

en hechos, en dichos, en canciones y acordes.

durante varios días me ha dejado languideciendo

pero tras el duelo me ha hecho alegrarme

pues tengo el amor de la bella de cuerpo gentil

Su alianza es mi fianza

Su corazón es mío, el mío es suyo

¡Fuera tristeza!, ¡viva la alegría!

Pues que en el amor hay tanto bien.


Cuando la quiero servir y honrar

cuando por escritos quiero decorar su nombre

cuando la veo y visito a menudo

los envidiosos no hacen mas que murmurar

pero nuestro amor no sabría durar menos

por eso, o tanto más, se lleva el viento.

A pesar de la envidia, toda mi vida

Yo la amaré y cantaré

Es la primera, es la última

Que he servido y serviré

Diego Pisador, 1552

15

A quand’a quand’ havea una vicina

Ch’er’a vedere la Stella Diana.

Tu, tu la vedevi, tu le parlavi,

Beato te, se la basciavi tu.


Mo mi credeva starne, starne contento

E trovomi le mani pien di vento.

Tu, tu la vedevi...

Cuando tenía una vecina

que iba a ver a la Estrella Diana.

Tú, tú la viste, hablaste con ella,

bendito tú, si la besabas tú.


Y pensé que estaría contenta,

Y encontré mis manos llenas de viento.

Tú, tú la viste...

Sparsi Sparcium

16

O bene mio fa, famm’ uno favore

Che questa sera ti possa parlare,

E s’alcuno ti ci trova e tu grida:

Chi vend’ ova!


Viene senza paura e non bussare,

Butta la porta che porai entrare,

E s’alcuno..

Oh, bien mío, hazme un favor

para que esta noche pueda hablar contigo.

Y si alguien te encuentra allí, tú grita:

¡Que vendo huevos!


Ven sin miedo y no llames a la puerta,

abre la puerta que podrás entrar.

Y si alguien...

17

Madonna mia famme bon offerta,

Ch’io porto per presente sto galuccio,

Che sempre canta quand’è di,

Alle galine e dice:

Chi chirchi chi chirchi,

Chi chirchi chi chirchi.

E tanto calca forte la galina,

Che li fa nascer l’ov’ogni matina.


Presto, madonna, se lo voi vedere,

Ca te lo facio mo quisto piacere,

Che sempre canta...

Mi señora hazme una buena oferta,

porque traigo de regalo este gallo,

que siempre canta cuando está cerca

de las gallinas y dice:

¡Quiquiriquí!, ¡Quiquiriquí!,

¡Quiquiriquí!, ¡Quiquiriquí!

Y tan fuerte pisa a la gallina

que le hace poner un huevo cada mañana.


Rápido, señora, si lo quieres ver,

yo te daré ahora este placer.

Que siempre canta...

22 de marzo de 2022

AUDITORIO PRÍNCIPE FELIPE - OVIEDO

Volver a manuelminguillon.com

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar en nuestro sitio web, acepta el uso que hacemos de las cookies. Consulta nuestra política de privacidad para obtener más información.

    Si rechaza la instalación de cookies podrá seguir usando el sitio web, aunque el uso de algunos de sus servicios podrá ser limitado y por tanto su experiencia en nuestro sitio web resultar menos satisfactoria.